Con el ingreso de Urano en Tauro las estructuras económicas sufren cambios drásticos que generan desestabilización a nivel global en la carrera por la protección de las economías poderosas. Tauro es el signo que rige la economía, la moneda, el sistemas bancario. Es curioso ver que tanto estados Unidos (4 julio 1776) como China (1 octubre 1949) en sus Cartas Natales tienen a Sagitario en su Ascendente. Mostrando claramente su poder de expansión a través de la conquista económica a nivel internacional. El ingreso de Urano (cambios radicales) sin dudas genera cambios y modificaciones en la economía mundial, la economía doméstica de cada país y la de cada individuo se desestabiliza. La última vez que Urano ingresó en Tauro fue en 1934, tiempos en que las consecuencias del jueves negro del 1929, La Gran Depresión, mostraba sus indicadores . En ese año el valor del comercio mundial aún no llegaba al tercio del de 1929 y el desempleo alcanzaba cifras récord. La contracción del producto per capita fue significativa especialmente en Estados Unidos, Alemania y sobre todo y aún con más problemas para la recuperación en los países dependientes de la economía mundial. La superación de la crisis estuvo de la mano de un cambio de paradigma del modelo económico, abandonando definitivamente el patrón oro, y se implementó la utilización del déficit fiscal como arma política anticíclica para salir de la crisis. Hoy la economía mundial se encuentra otra vez, luego de 84 años en proceso de desestabilización sufriendo las consecuencias del desaceleramiento y recesión económica mundial que se profundizaron en 2015. 2019 es el año en el que los indicadores económicos nos llevan al punto cúlmine de la economía mundial, la conjunción de Saturno y Plutón en Capricornio unido al ingreso de Urano en Tauro es la voz de un cambio profundo de las estructuras político-económicas que tendrá su manifestación concreta entre marzo y julio de 2020 cuando Plutón, Saturno y Júpiter se unan en Capricornio en medio de eclipses. Según el economista Nouriel Roubin, los factores de riesgo principales que desencadenen la crisis prevista para 2020 son la política fiscal de suba de las tasas en Estados Unidos, la guerra comercial que mantiene con China y los cambios geopolíticos de la eurozona. Estos factores comenzaron a hacer su aparición en Marzo 2018 y si bien hubo un impasse en Mayo 2018 cuando Urano hizo su primer ingreso en Tauro, con un intento de acuerdo entre China y Estados Unidos, éste no duró mucho. El 5 de Mayo de 2019, luego de la Luna Nueva del 4 de Mayo que activó a Urano en Tauro, el tuit de Donald Trump sobre aranceles a las importaciones chinas a Estados Unidos hizo caer en picada las bolsas del mundo. Es interesante notar que la Luna se formó con una oposición entre Júpiter y Marte activando por influencia de la conjunción Plutón, Saturno y Nodo Sur en la casa de las finanzas -Casa 2- de ambos países, y los respectivos Ascendentes de cada uno de estos países (Sagitario) en oposición a los acuerdos comerciales (Casa 7 en Géminis). Las guerras comerciales son el instrumento de dominación digitado por políticas de dos potencias mundiales que en su lucha por la expansión y liderazgo económico anuncian y llevan adelante sistemas de conservación de sus economías ( conjunción Plutón Saturno en Capricornio) que hacen crujir al mundo. La estabilidad que cada uno de nosotros podamos en alguna medida sostener, dependerá de cuán sólida e independiente sea la economía del país que habitamos. El año 2018 no fue un año para endeudarse, porque el sistema económico mundial inició un profundo proceso de transformación, que estamos transitando y que tendrá grandes cambios de paradigma en 2020. Sería deseable que las reuniones que tendrán lugar el 9 y 10 de mayo entre los enviados comerciales de Pekín y sus pares estadounidenses encuentren nuevas formas de soluciones. La conjunción de Urano y Mercurio (acuerdos y conversaciones) genera las condiciones para nuevos acuerdos motivado profundamente por el trígono del Sol a Plutón. Plutón es el planeta que se asocia a nivel económico con el mercado de divisas, la bolsa, inversiones financieras y los pactos entre pares. Pero en lo personal creo que no será la última vez que escuchemos y suframos los avatares de esta guerra comercial. Julio y Agosto serán meses en que quizás vuelva a crujir la economía mundial.

Links previos: En qué ciclo histórico político estamos viviendo

Mariana