El asesinato de Soleimani con el ingreso de Marte en Sagitario es un adelanto del clima internacional de tensión en que se desarrollará la política en 2020 y con mayor vehemencia a partir de Junio cuando los Nodos hagan su ingreso en Géminis y Sagitario, exaltando la tensión y enfrentamiento fundamentadas en ideologías intransigentes que fundamentan verdades irreconciliables. 2020 es el año de los grandes cambios de paradigma del poder político luego de la finalización de la Guerra Fría (1940 a 1980) que cobra su más alta manifestación con la caída del muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989 y la monopolización de un sistema (el capitalista) sobre cualquier otro modelo posible. Los cambios de ciclos que marca la unión de los planetas Saturno y Júpiter es un cronómetro de cambios socio políticos, y hoy somos protagonistas de uno actos más contundentes por su significación de los últimos tiempos. El ingreso en 2020 de Marte en Sagitario junto al cuarto lunar creciente en Aries tiene una significación especial porque está activando la zona Sagitario que será protagonista por la presencia del Nodo Sur a partir de Junio de 2020 y todo 2021, generando una fuerte y abierta oposición de luchas por sostener los monopolios hegemónicos de poder sobre el mundo, marcadas no sólo sobre el poder territorial, sino por los recursos energéticos (Urano en Tauro), enmascarados por Neptuno desde Piscis bajo posiciones e ideologías fundamentalistas. Con Marte en Sagitario y la triple conjunción Saturno, Plutón, Júpiter cualquier acción puede ser justificada lejos de toda racionalidad porque están sostenidas por principios y razones de orden cuasi teológicas. La radicalidad de un nuevo orden en el mundo está comenzando a manifestarse con una creciente tensión de la que veremos acontecimientos a partir del 15 de Enero.. La unión de Saturno con Plutón que estamos atravesando hoy en el signo de Capricornio profundiza y reflota conflictos del ciclo iniciado en 1982 cuando la unión de Saturno Plutón fue en Libra (negociaciones) con los Nodos en la misma posición de 2019-2020 (Cáncer Capricornio), momento en que EEUU firma un acuerdo comercial con Irak para frenar la influencia Iraní en la región, asegurándose el control sobre el petróleo y su injerencia en la región proveedora de la energía a los países europeos y a China. 1982 fue el inicio del fin de un mundo de peligroso y delicado equilibrio en el que dos países hegemónicos jugaban su juego. 2020 es el inicio de un nuevo equilibrio mundial por la supervivencia de los monopolios energéticos y la eliminación de los contrarios

El paradigma que se está gestando queda plasmado con el asesinato de Trump a Soleimani. Lo que vamos a estar viviendo en estos tiempos es la lucha por el control de la pertenencia o no a un mundo que está otra vez cambiando su ordenamiento y esta vez no queda mucho margen para negociaciones y equilibrios.

Si vamos más atrás en la historia fue en 1940 en tiempos de la 2da. Guerra Mundial cuando estos dos planetas se unieron, y lo hicieron en el signo de Tauro (recursos naturales y economía), signo en el que se encontraba también Urano, donde se encuentra hoy (desde 2019 a 2024). Esa configuración dio inicio a la prefiguración de una nueva redistribución del orden político-económico y hegemónico del mundo que toma forma a partir de 1946 luego del ingreso a la era atómica marcada oficialmente por Hiroshima, 6 de agosto de 1945 (otra vez con los Nodos en Cáncer y Capricornio, preservación de los sistemas. Estamos en camino hacia un alto nivel de tensión entre regiones por la conservación de la concentración de poder sobre los recursos energéticos que son los que posibilitan el monopolio de la producción a menores costos. Quien es dueño de la energía finalmente controla los precios de la producción.

Los ataques de Estados Unidos a Irán, son un claro inicio de un nuevo ciclo Saturno-Plutón enmarcado por la tensión de Urano desde Tauro a punto de iniciar su etapa directa previa a un potente Eclipse que determina momentos de mucha tensión separativa y de rompimiento de equilibrios, en donde las precipitaciones pueden llevara un gran destrucción.

Urano en Tauro y la reactivación de conflictos económicos —– En qué ciclo estamos viviemdo

Mariana